17 nov. 2009

... Y LLEGÓ KAYLA.


Fué el día 3... de forma inesperada. La noche anterior había estado en urgencias, tenía unos dolores tremendos, pinchazos agudos, como una inflamación de ovarios o algo así y no podía caminar si no era encorvada... y tras un vistazo rápido y monitorizar el bebé, y sugerir veladamente que era una quejica, me enviaron a casa con Paracetamol. El dolor no paró en toda la noche y a las 9 de la mañana, decidida a aceptar que era algo normal en el embarazo, bajé a la calle a dar un paseo en el mercado ambulante del pueblo con un amiga. A las 11hs. empecé a temblar, el cuerpo se me sacudía como si estuviera desnuda en el frío y los dientes castañateaban, a y diez ya me caían sudores fríos. Llamé a la matrona (magnífica mujer), que tras mirarme la fiebre (38,8) y auscultar mi barriga, hizo figurar mi fiebre en un volante para urgencias, y que además la niña tenía taquicardias. Llegué al hospital con el papel, me miraron, me monitorizaron para ver el latido de Kayla... y me pusieron una mascarilla: que parecía ser Gripe A, dijeron. A los diez minutos que no lo era. Pensaron que era apendicitis, a los 3 minutos de observar, que no, que no lo era... y viendo en la analítica que tenía una infección de algún tipo (los leucocitos estaban por las nubes)... la doctora me dijo de sopetón:
- Niña, estás pasada de fecha, con fiebre, y a riesgo de que sea una infección en el líquido amniótico... vamos a ir directos a una cesárea... no podemos arriesgarnos. Lo que tarde en subir la anestesista y ya.
Me puse a llorar. A mi marido lo llamé al llegar para que iniciara el viaje de vuelta con el camión... y no pude avisarle de que ya iba a cesarea, en aquella sala no había cobertura y luego, ya no me dejaron... cuando llegó, yo estaba en quirófano y la amiga que me acompañó le dió la noticia.
Impresiona. Nunca había estado en un quirófano. Las lágrimas se me caían en silencio, mientras el paracetamol en vena iba bajándome la fiebre. Casi me doblan a la mitad para ponerme la anestesia raquídea en la parte baja de la espalda (que tengo paralizada en parte y estoy pendiente de revisión al cumplir el mes). No me dolió el corte, ni el coser... pero sí cuando calcaron sobre la barriga para empujarla hacia el corte y sacarla... ¡¡ recuerdo que solté un taco !!. Y llegó Kayla... con casi 4 kgs., 52 cms., y unos pulmones fuertes, y lo primero que pensé al mirarla fue que tenía mi nariz ancha y chata... pero en apenas 5 segs. se la llevaron a neonatos a observación, donde estuvo 2 días y no me dejaron verla.
Cuando salí de quirófano, mi marido, mi Erinio querido lloraba en un banco porque sabía que yo no quería cesárea, teníamos pensado ir por otro bebé nada más pasar la cuarentena... y ya no puede ser, hay que esperar de mínimo un año. También sabía que me daba mucho miedo que me abrieran. Me cogió la mano y me acompañó hasta la sala de reanimación donde no le dejaron entrar ni verme en hora y media. Cuando me pusieron en planta y vino a verme, lloraba, pero feliz, y me dijo que Kayla era preciosa, y que tenía mi nariz y mi boca... luego me besaba la frente una y otra vez, y se sentó al lado de mi cama con la cabeza sobre mi pecho. Y conmigo estuvo los 8 días que me tuvieron allí "encerrada". Cuando al tercer día subieron a Kayla a mi habitación y pude cogerla y besarla... había ya llorado tanto... esa noche lloramos los dos como niños. La leche tardó 4 días en subirme. La mirábamos cuando ella lloraba, y nos poníamos tan nerviosos... Es tan bonita... Sacamos tantas y tantas fotos con el móvil hasta hoy, que cumplirá catorce días...
El mundo es distinto hoy.

15 comentarios:

  1. Eri, muchas felicidades, cielo.

    Estoy segura de que pese a esos incovenientes y las lágrimas derramadas ahora, al lado de Kay, lo veis todo de otro color.

    Disfruta de tu niña y de tu hombretón, recuperate pronto y cuidate mucho. Lo demás ya irá viniendo solo.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Ay, nena, me has hecho saltar las lágrimas a mí también... cuánto siento que hayas tenido un parto complicado pero cuánto me alegro de que ya estés junto a Kayla y junto a tu Erinio. En la foto está preciosa... :-):-):-)
    Eres muy afortunada por tener lo que tienes: un marido que te adora y una hija preciosa. Ahora descansa y disfruta de tu maternidad, haz mucho reposo y ya verás cómo podéis ir a por ese segundo bebé pronto, que el tiempo pasa volando.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Aunque no haya sido como tú querías, lo importante es que ya ha llegado. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa,
    Ante todo felicidades por esa personita que ha entrado en vuestras vidas.
    He leído emocionada, he indignada, por los fallos que tiene la sanidad, seguro que la primera vez que fuiste ya estaba anunciando su llegada la bebe, siento que hayas pasado tanto, pero ya paso ahora a disfrutar de esa niña tan linda, que con ese peso debe estar preciosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Llego tarde, ya sabes que esa es mi especialidad... sino no sería yo, jajajaja.... Aquí, como ya te dije en otro lugar, ¡¡¡Felicidades, Mami!!!! no sabes como me alegro, bueno, creo que sí que lo sabes ;)

    Es preciosa... así que, mi doble enhorabuena para ti y para la otra parte componente del equipo... ahora, solo poner mucho empeño, paciencia, amor, cariño... y dosis desmesuradas de ternura... el trabajo de ser madre nunca acaba.

    Un abrazo inmenso y muchos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Margot... lo que importa es llegar. ¡ Otro abrazo para tí!.
    Gracias Loles, si, es grandecita y bellísima (claro, que voy a decir yo).
    Gracias Josemoya, un beso.
    Gracias Perse, gracias Edel. Sí que ha valido la pena, espero disfrutar y aprovechar cada segundo. ¡ Ya la estoy malcriando!, me encanta tenerla en brazos y que duerma con nosotros en la cama y me tiro horas mirándola nada más... Ya iré subiendo una foto de cuando en cuando... ¡¡ me parece tan bonita, tan maravillosa !!. Un beso a las dos.

    ResponderEliminar
  7. Uauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu, Erinia, enhorabuenaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! qué emocionante, es una muñeca.

    Disfrútala mucho, cuando te des cuenta ya se irá sola de paseo.

    un besazo y muchas felicidades

    ResponderEliminar
  8. Erinia, te he dejado algo en mi blog... sabes que no soy amiga de esos premios que se reparten en plan multitudinario, por eso he dejado para ti, algo que, seguro, recordarás... hoy es para ti.

    Muchos besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Que sea bienvenida esa muñequita preciosa, Kayla. Le deseo toda la felicidad del mundo. Y a ti también Erinia, querida, qué emocionante entrada. Qué manera la tuya de contarlo, tan intensa y sencilla. ¡Felicidades! Lamento haber llegado tarde, pero te mando un abrazo muy, muy grande, para los tres.

    ResponderEliminar
  10. Muchas felicidades, y dale bastantes besitos a esa presiosura de bebé.

    GRACIAS A DIOS SALISTE CON BIEN,TU Y TU BEBÉ.

    ResponderEliminar
  11. ENHORABUENAAAAAAAAAAAA...
    Veo que has pasado malos momentos y que no querías cesárea.. peroooooooo bueno! todo ha salido genial y ya tienes a tu belleza en cas.. y yo me alegro muchísimo, de veras.... me hace feliz el veros a ti y a tu Erinio tan contentos, al fin y al cabo.. he seguido este embarazo desde el principio.
    FELICIDADES PAREJA. TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO PARA VOSOTROS, PEQUEÑA FAMILIA!

    ResponderEliminar
  12. Sade, Marucha, Leo, Fabrisa... un millón de besos. Gracias por seguir ahí.
    Margot... me paso en un instante, y GRACIAS, MAJÍSIMA. UN BESAZO.

    ResponderEliminar
  13. Me he emocionado leyéndote. Se me han saltado las lágrimas, de verdad. Qué preciosidad tienes.
    Lo de la cesárea pudo ser para bien, imagina estar de dolorosísimas contracciones ;) Todo tiene su parte positiva. Ya irás contando cómo va lo de tu parálisis!!! Espero que te recuperes.
    ENHORABUENA!!! ERES AFORTUNADA!!!! Un abrazo y un besete a la peque.

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena a ambos por la preciosidad de hija que tenéis. ¡Disfrutadla cada instante por insignificante que sea! Espero que te recuperes pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pero qué sorpresa. Y qué bonitas tus palabras. Me ha emocionado. Creo que no hay momento más emocionante en la vida que aquel en que ves por primera vez a tu hijo. A mí aún se me pone un nudo en la garganta.....

    Un beso. Enhorabuena. Los niños vienen con la felicidad debajo del brazo. Pero ¡qué guapa!

    ResponderEliminar

NUECES DICEN