4 abr. 2011

YA NO HAY BEBÉ.

Un mes después de que mi madre me deseara que ojalá no tuviera ninguno más, el día 21, Erinio y yo lo perdimos. Ya no hay bebé. Los primeros 2 días lloré a mares, luego me entró un tristeza amarga y como una especie de pereza por todo, y me costaba hasta preparar la cena y arreglarme yo. Empecé a tener la impresión de que una mala sombra nos persigue.
Hemos perdido al bebé y hay que esperar otros 3 meses para volverlo a intentar, y tras esperar todo un año por la cesárea, parece que los días no dan pasado y el mes de julio no llegará nunca.
Amargada.

5 comentarios:

  1. Cuanto lo siento :(( cuanto dolor debeis de sentir; no t dejes hundir por la sensación, cada día absorbe un rayito de ilusión, disfruta d lo q tienes y sueña con lo q podrás tener

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bego, lo intento, de verdad que lo intento. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Ese trance es muy doloroso, solo lo sabe quien lo ha pasado.

    Vendrá quien de alegría, pero siempre queda el recuerdo del que pudo ser.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Y que lo digas, Manolo... sobre todo si ahora no da llegado el siguiente. Todavía miro un carrito por la calle con un bebé y me da melancolía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Erinia, cuantísimo lo siento... :-(((( Acabo de volver al blog pero veo que tú también llevas tiempo ausente. Un beso enorme

    ResponderEliminar

NUECES DICEN