19 dic. 2008

JACK EL DESTRIPADOR... Y YO

Ayer noche leía RETRATO DE UN ASESINO de PATRICIA CORNWELL, y descubrí que Jack el Destripador, (sí, aquel asesino múltiple que en 1888 empezó a hacer de las suyas), y yo tenemos algo en común. Al parecer, con 120 años de existencia entre él y yo, ambos elegimos una misma cosa, un mismo seudónimo: Némesis. (¿Qué pensábais, eh?) En principio me ha sorprendido. Némesis, como ya sabéis es como una alegoría a la venganza justa, a la venganza en su justa medida. Pensando en ello, ¿de quién o de qué se vengaba Jack?, ¿qué es lo que le parecía justo?... ¿Matar todas aquellas mujeres?.
Al parecer, según toda la investigación de P.Cornwell, Jack es un caso cerrado, ya que según todo lo que expone, hay muchas, muchísimas posibilidades, casualidades que hacen creer firmemente que el asesino de Whitechapel era Sickert... un pintor. Os aseguro que el libro está más que documentado, fotos de las víctimas, de las cartas que envió entonces, de sus múltiples seudónimos, de las coincidencias de asesinatos con sus viajes a esa zona... y otros asesinatos que se le atribuyen y de los que no tenía conocimiento: Niños. No tenía idea de que existía tanta información sobre el tema, ni tampoco que hubo tanta correspondencia entre Jack y la policía, ni tantas burlas por su parte... ni tampoco que los asesinatos habían sido tan... horrendos. Cornwell da una explicación exhaustiva de cada uno de ellos tal y como figuran en la documentación de la Scotland Yard de la época. Nunca había leído un libro de investigación tan lleno de detalles.
La cuestión es, que Cornwell asegura que Sickert empezó los asesinatos como una especie de venganza hacia el mundo... ya que no poseía miembro sexual al uso. Nació con una malformación que lo hizo pasar por quirófano demasiado jóven, y según la ciencia de la época, se cree que quedó bastante peor o incluso mutilado.
Que no podía alcanzar una erección y mucho menos lograr la penetración. Es posible que incluso debía sentarse para mear como las mujeres. De ahí, se cree, su odio hacia ellas en particular. De hecho, por aquel entonces aparecía una carta en la que un anónimo indicaba su opinión acerca del asesino: “Mi teoría sobre los crímenes es que el asesino ha sufrido una brutal desfiguración, posiblemente le hayan destrozado el miembro viril y ahora se esté vengando del sexo a través de estas atrocidades”. La carta la firmaba un tal “Scotus”, que, curiosamente, en inglés quiere decir corte ligero o superficial . A partir de ahí, multitud de coincidencias se suceden, innumerables datos y estadísticas y momentos documentados... que la gran mayoría de los de a pié no hemos leído en ningún sitio (yo, al menos).
En mi opinión, parece que llegó un momento, que más que una venganza de las mujeres o del sexo, era una venganza del mundo en general, solo hay que leer todo lo que se sabe de su vida... y ¿a qué el pasar de matar prostitutas a matar niños? (si solo fuera eso).
SI OS GUSTA LEER libros INFORMATIVOS... leeroslo. Tiene tantos datos que a ratitos se hace algo lento, pero es un trabajo increible por parte de esta mujer.
Ah, y ... colegas, me hago llamar Némesis pero no me ha dado por destripar a nadie
(aunque alguna vez no me han faltado ganas...la verdad).

6 comentarios:

  1. Bueno, bueno y más bueno... o sea que al señor Jack el tamaño si que le importaba y mucho... Y digo yo, ¿qué culpa tendrían esas pobres mujeres, de su problema sexual?, (salvo que... cuando él las pagaba por prestar sus servicios, ellas -es una suposición- no soltasen una tan cruel como solemne carcajada al bajarse "el pobre hombre" los calzones, y ver que allí no había ni chicha ni limoná) entonces fijo que se liaba la marimorena, y es cuando a él le dió por cortar, y nunca mejor dicho, por lo sano... (una picara sonrisa).((estoy por mandar a Lulu.com mi versión de los hechos, jejeje))

    Ahora con algo más de formalidad,y seriedad, ejem, ejem.... Te diré que hace ya años leí algo sobre este personaje, y te aclarare que ese pintor, no era un vulgar pintor, sino un miembro de la nobleza, por eso --con alguna que otra propina de más-- la policia siempre silenció toda prueba que pudiera conducir al escandalo, al tan honorable estamento... En esos días si que se hubiera necesitado una diosa Némesis, rondando bajo los puentes del Tamesis, porque ya ves, quien sale perdiendo siempre son los mismos, los que mal viven y no tienen ni un duro...

    Un abrazo, muy gandote.

    ResponderEliminar
  2. Némesis es un pseudónimo que consideré antes de abrir el blog.
    En cuanto al destripador, vaya personaje siniestro.
    Está claro que el mundo está lleno de tarados.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues me quedo mucho más tranquila al saber que a tí no te ha entrado esa "rara afición", jaja. Muchos besitos, querida Némesis, y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  4. MARGOT, eso también lo pone el libro, que es posible que la primera vez que se desnudó ante una mujer tuviera que oír algunas carcajadas...
    CRISTAL, tarados parece que hubo siempre...
    PENSIONIsTA, un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Patricia Cornwell (escritora que sigo desde que era muy joven) ha invertido mucho tiempo y dinero en esta investigación, aún así existen teorias que revocan las conclusiones de Cornwell (ahora mismo no lo recuerdo porque lo leí hace tiempo)... en fín creo que nunca sabremos a ciencia cierta quien fue Jack The Ripper, y que oiremos teorías y teorías durante años...

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno!! No sabía yo todo ésto!!!

    ResponderEliminar

NUECES DICEN