25 nov. 2008

DIA MUNDIAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO


No recordaba cuando fue el primer grito, el primer insulto, el primer puñetazo a la puerta, el primer desplante ante los vecinos, la primera patada... pero nunca olvidó la primera paliza. El primer empujón la lanzó con el hombro contra el banco de metal del recibidor, y en la cocina, los azotes con un paño mojado iban y venían. Se torció una muñeca, se le rompieron 2 dedos, gimió en silencio durante días, acobardada ante un nuevo futuro que jamás se había planteado y sin saber qué decir, ni cómo, ni a quién... No supo avanzar, huír, ni supo ignorar. A su madre, que con la cabeza gacha y papá sentado en el porche, solo atinó a preguntarle si no había hecho la cena,si no había lavado la ropa como ella le había enseñado.
En la tienda del barrio la verguenza la corroía, sentía palpitaciones mientras cogía el pan y explicaba, que el puñetero pavo de su suegra la había picado en la cara, cuando resbaló en el gallinero. No tenía que haber ido por el pan... pero eso suponía de nuevo el brazo roto y no poder levantar del suelo a su niña. Y esto a su vez significaba la oreja desgarrada, el labio partido, los arañazos en los brazos, los morados en la espalda... el alma rota y despedazada. Y a pesar de todo le amaba, no sabía el porqué, pero le dolía el dolor de él, y lloraba cuando él lloraba pidiendo perdón.
Cuándo le pidió que se casara con él, en lo alto del parador, aquel sábado a las 12 de la noche, de aquella noche de luna llena... ella colgó sus sueños en las estrellas, para verlos cada noche al levantar los ojos. De repente, en la negrura de un anochecer pensó que las perchas seguramente se habían roto, porque los sueños ya nunca estaban allí al alzar la vista al cielo negro... pero ella seguía granizando lágrimas en la almohada en cada negra noche que el no regresaba a casa, aun sabiendo que solo sería para gritarle, oliendo a una colonía que no era la de ella, que la cena daba asco y que ella era una inútil.
A veces fantaseaba. Se imaginaba cogiendo el tren una mañana con la niña, mientras él roncaba, rumbo a Avila donde su abuela tenía una prima que su marido jamás había visto. Empezar de nuevo guardando el secreto incluso a su madre... pero entonces aparecía él, arrodillado, diciendo que se moriría sin ella, que sin ella era nadie... y ella olvidaba su fantasía, una vez más. Una vez más pensaba cambiarle con cariño... o con lo que fuera. Al fin y al cabo ¿que iba a encontrar bonito en la vida, huída del marido y con una niña a cuestas?.
Y un día, a mitad de camino, ella volvió a casa por el dinero olvidado para el pan, y él ya había llegado con su amante, casada. Furiosa, ardiendo en celos,escupió a la cara a aquella mujer, juró que hablaría con su marido, juró hablar con todo el vecindario... Aquella mujer, altiva, se fue a su casa, pero él no fue a ningún sitio: La miró fijamente, crujiendo los dientes, los hombros en alto y los puños cerrados. Miró a su alrededor mientras el mismísimo Satán saltaba a su espíritu y azuzaba. Agarró el banco y los golpes caían como losas, como aludes, como el mundo al completo.
Su último instante, su última décima de segundo, su último suspiro de conciencia fue para lamentarse de ella misma, fue para sentirse estúpida, fue para la niña que se quedaba sola.
- ¿Por qué no me fui a Ávila?. Este mes, tan bonitas están las cigueñas...

Una más... Demasiado tarde.

12 comentarios:

  1. Es terrible que tengan que celebrarse dias como este. Eso quiere decir que la cosa va mal... MUY MAL.

    Bonita (aunque triste) entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, querida mia: basta ya!

    ResponderEliminar
  3. Némesis, ¿y cuántas como ella aún faltan por caer...?
    Las leyes cmabiaron en su día,pero no la mentalidad de esta sociedad.
    Mientras siga habiendo los mismos "roles", mal vamos...
    Para muchos , la mujer sigue siendo una propiedad más, que perdiendo valor según se va "utilizando"
    Enfín, no me quiero hacer mala sangre, que es un tema que me altera en extremo.
    Muy buena entrada preciosa. Me has puesto la carne de gallina.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Vergüenza por ser hombre, vergüenza por no poder hacer algo más ¿podemos? DEBEMOS PARARLO

    ResponderEliminar
  5. Lamentablemente he podido vivir esto de cerca, con una persona a la que quiero muchisimo, una persona que se cansó de sufrir y decidió que tenía que romper con todo ese dolor que la ataba... hoy en día y a pesar de una orden de alejamiento y de varios juicios, a pesar de los gritos, las vejaciones y los golpes(tanto a ella como a sus hijos)ella afirma qué el no tiene la culpa de nada... en fin espero que tanto ella como tantas otras consigar salir del pozo sin necesidad de morir por el camino

    ResponderEliminar
  6. Quién sabe, Cristal, es muy cierto que la mujer todavía se ve algo para cocinar y parir, en muchos lugares.

    LA DEL BLOG: Sé a qué te refieres. Mi vecina sigue con él, y aún lo defiende cuando el tipo deja a deber dinero en el bar...

    ResponderEliminar
  7. hay que celebrarlo?
    por dios!
    supongo y por logica que se celebran las cosas lindas y no cosas como estas..pero habria que celebrar cuandp ya no haya violencia y se haya acabado de una vez golpear al genero
    besines amiga!
    lindo post!
    :)

    ResponderEliminar
  8. Qué duro es este tema. Si lo vemos duro desde fuera imagina la que lo está pasando desde dentro.

    Por favorrr BASTA YA!

    ResponderEliminar
  9. Espero que cada vez haya menos mujeres que se culpen o se escondan, y más que denuncien. Y cada vez menos hombres que digan "se lo tiene merecido", "hay que tenerla a raya". Pero personalmente veo muy lejos el final del túnel.
    Como profesor veo que muchos adolescentes van a reproducir en el futuro el modelo cavernícola que ven en casa. Y es muy, muy difícil persuadirles de lo contrario.


    Para Sauvignona: yo también me he preguntado alguna vez por qué se usa el verbo "celebrar" con los funerales y otras conmemoraciones siniestras... Qué cosas tiene nuestra lengua, ¿eh?

    ResponderEliminar
  10. Nemesis.
    mientras se commemore, estaremos de luto.
    Gracias por visitar mi blog.Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que si, es horrible tener que fijar una fecha para recordar al mundo que este tipo de "terrorismo machista" existe.
    Pero es peor tener doble moralidad.Por un lado condenas este tipo de actuaciones y por otro te muestras ferviente defensora de un hombre que ha hecho lo que tu describes, puede que lo hagas porque te cae en la familia... pero sinceramente ni aun asi lo puedo entender...
    Espero que algun dia te des cuenta del gran error que estas cometiendo defendiendo, apoyando y demas que estas haciendo, por ese familiar tuyo.

    ResponderEliminar
  12. Tary... tu eres tonta niña???. DONDE PONE QUE EL LA PEGABA???. Ella dijo que la pegaba, y el forense le dijo a ella si le estaba tomando el pelo. HABER SI MEDIMOS LO QUE DECIMOS, NENITA. Yo no podría jamás defender a un maltratador, por motivos propios, ignorante.

    ResponderEliminar

NUECES DICEN