5 feb. 2009

SUSTO Y SORPRESA (06Sep.07)

Susto, el que me llevé ayer noche. El día fue largo, problemas de trabajo, problemas de dinero, problemas de familia, pequeña diferencia de opiniones en pareja . . . Llegúe a casa agotada y me fui directa a mi acuario a ver a mis “pezqueñines”. . . uno muerto. Lo retiro llena de pena y analizo el agua . . . parece que tiene un poco de amonio. Mi novio, que les alimenta como si fueran pirañas, y el agua se estropea pronto. Recogí la ropa del tendedero y puse otra lavadora. Preparaba ya con ilusión la cena cuando un desconocido con el tf. de mi novio me llama y me dice que ha tenido un accidente, pero que no me preocupe, que solo me llaman para avisar que llegará tarde, pero que está bien, que esté tranquila. Que no se puede poner, que está hablando con la G.Civil, que tampoco ha sido error suyo, que esté tranquila, de verdad, que esté tranquila . Cuelgo el móvil y tal vez con el desconcierto, tal vez con desconfianza, tal vez porque tenía que ser... resbala mi mano por el mango de la sartén donde ya hierve el aceite para las patatas, campanea y el aceite salta como un exhalación hacia mí. Levanto mi mano izquierda por instinto... y todo el aceite se cae por mi mano y mi barriga. Mi barriga duele poco, estaba la ropa. Mi mano ha recibido una cura en urgencias ayer y otra hoy. La cicatriz sospecho será tremenda, la piel me duele horrores, y estoy sola. Cojo el coche y me voy, a toda brasa de mi bólido al C. médico (5kms.). Llamo a mi novio que no coge el móvil antes de entrar.
Finalmente llegó el pobre a las 12 de la noche al ático, con bastantes arañazos, el remolque del camión ha volcado... ¡ Y NO ME ENCUENTRA !. Llama al móvil, estoy en el centro médico todavía. Llega terriblemente nervioso, me abraza, me dice tonta, que si me puse nerviosa, que si ya me dijeron que el estaba bién, que solo tenía que arreglar papeleos y ayudar al jefe con la carga del remolque... me mira, me acaricia la cara y sus ojitos claros se humedecen... Nos fuimos a casa abrazados, dormí poco, dolorida. Hoy la quemadura es tan negra como el cuero y tan grande como un limón en la parte superior de mi mano.
El se había levantado a las seis para trabajar, yo a las ocho. A las 10 de la mañana llega un mensaje al móvil:-" ¿Te parece si a la otra mano le añadimos otro anillo, con iniciales por el revés, ... a finales de agosto08 ?. Mira que la vida dura poco... y el jardín del Castillo tiene mucha lista de espera "
En fin, amigos, me parece que toca ahorrar . . . más.

5 comentarios:

  1. Vaya mal día. A mí me pasó en vacaciones. Me dí un golpe con un armario, me tropecé en las escaleras, perdí el equilibrio un par de veces, y me dieron un bolazo en la cabeza con arena dura.
    http://laslucesdeagosto.wordpress.com

    ResponderEliminar
  2. Boneca do gelo
    Aunque todo quedara en un susto, ¡menudo susto!, aunque bueno, el final suena muy esparanzador, ¿no?. Felicidades

    ResponderEliminar
  3. Vaya, ya es mala suerte una cosa, pero todo eso seguido... es cruel que a las buenas personas les pasen estas cosas, pero por lo menos, el dia dejo algo especial, una promesa de boda...
    Pues felicidades por esa magnifiva sorpresa, algo muy bueno. Ya veras como las malas rachas pasan y lo bueno llega en esa union...
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Oye,,,me encantó tu relato, no por lo que te sucedió, si no el estilo que utilizas. Me gustaría intercambiar ideas contigo. Soy la chica de Yahoo respuestas.

    ResponderEliminar
  5. Autor: josemoya
    Vaya día!! Ya leíste mi artículo y sabes que yo tampoco comencé septiembre con muy buen pie, pero, por lo menos, tú tienes algo que celebrar. Enhorabuena

    ResponderEliminar

NUECES DICEN