5 feb. 2009

VACACIONES Y OJOS ABIERTOS (07Ag.07)

Me habían dado solo una semana de vacaciones, (y poniendo el grito en el cielo). Decidí desconectar del todo, así que, apagué el ordenata, apagué el móvil... y me dediqué a pintar tranquilamente mi ático... que necesitaba un cambio. Elegí un verde agua y malva para mi habitación y un amarillo tostado y blanco para el pasillo. El salón y la cocina se repintaron en el color original (verde pistacho, y blanco, respectivamente). Ayer al acostarme, pensando en mi vuelta laboral (hoy), decidí encender el teléfono. Me encontré con 4 llamadas de mi jefe a lo largo de la semana (hoy todavía no ha llamado,seguro que está mosqueado).
Es curioso, si uno decide desaparecer un poco del mundo... lo abiertos que están los ojos a las cosas: Así noté una tarde, apoyada tranquilamente en el balcón, bebiendome una menta fría con limón... que las plantas que regaba el chaval del segundo de enfrente (yo en el 3º) tan a menudo, son MARIHUANA. Llevaba dos horas casi viendo ir y venir los coches cuando ví salir al hombrecito. Como siempre, movió algunas macetas , las puso hacia la sombra, las regó y miró las hojas... y mirándo con la calma de no tener otra cosa que hacer... caí en la cuenta de que aquellas hojas eran como las que se ven en las camisetas de los fumetas. Me eché a reír como una idiota: Creí, en mis tópicos, que era gay. Otra de las tardes decidí darme un paseo por la pequeña playa de mi pueblo (os la pongo en la foto)... que solo se usa de embarcadero o para recoger algas como abono, que está llena siempre de gaviotas y patos salvajes... y estando un poco apartada se respira mucha paz. Me fui haciendo footing, y volví paseando con mi música en los oídos solo dejando pasar las agujas por el reloj. Al pasar por una de las arboledas que debía cruzar, vi aparcado entre matorrales un coche conocido, me paré curiosa y extrañada a la vez, (y no preocupada, que mala soy). Vi al novio de una vecina que se casa dentro de un mes... con la amiga que fue con ella a elegir el vestido. Quise apedrearlos... pero me fui silenciosamente. Esa vecina es la empleada del ayuntamiento que limpia cada mañana la calle, ¿con que cara podré mirarla el primer día que coincidamos?.
También han pasado cosas tristísimas, un colega de un amigo mío se casaba el día 15... ya no podrá hacerlo: murió este fin de semana, en su moto.
El viernes me dediqué al gimnasio, a enviar unas cartas... a leer. Mi novio me ha regalado “DIOS ERA MUJER”, y hoy ya casi lo he terminado. Muy interesante.
El sábado me fui a la playa todo el día, a coger moreno para lucir cuerpo en una boda el día 18: Me quemé. Cuello, un poco en la espalda, en una nalga (culpa de mi bikini-tanga), en las pantorillas... Y eso que uso siempre factor 30. Claro que aquí tuvimos 32º. Por fortuna (creo), no me quemo la piel, me salen como alergias por todo el cuerpo que pican mucho, así que me fui directa a la farmacia por una pomada. Ya estoy en forma hoy, que es martes.
El domingo, nos quedamos tirados en el sofá viendo a Alonso y Lewis... y me dieron ganas de patear el televisor al no poder patear en el culo al Hamilton... ¿pero qué manera es esa de ganar?. ¿Desde cuando un niñato irresponsable que cree que ya se ha comido el mundo, manda?. Alonso es pelín chuleta, vale, un poco deslenguado, vale, poco discreto, vale... pero nunca ha necesitado faltar, o desacreditar, o tener vueltas extra o que sancionaran sin lógica al rival, para ganar. Apagué el televisor antes de acabar la carrera, asqueada. El encanto de la pole se ha ido a la m... (voy a decirlo esta vez)... a LA MIERDA. Agarré a mi señor Erinio y nos fuimos al cine a ver “Ratatouille”, vaya, que me apetecía reírme un poco. Me encantó la película, aunque me dijeran que era para niños. Me gustó mucho.
El lunes, sola de nuevo, no salí del ático ni para echar la basura. Me puse mi minivestido de algodón y vacié cajones y armarios de esas cosas que vas guardando y luego... NUNCA USAS. Salieron 5 bolsas de basura, que bajé hoy al salir para la oficina. Me parecía hoy al mediodía, al entrar en casa, que había limpiado mi vida, y no el ático tirando todos los cachibaches y ropa talla 40,que no me puedo ya poner... y aún así me daba pena tirar. Aquí no vale decir Año nuevo, vida nueva. ¿Suena bien "Trastos a la basura, aire puro"?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NUECES DICEN